La propuesta de Sánchez

|

No es extraño que Pedro Sánchez propusiera desde la tribuna, durante su fallida investidura, reformar la ley electoral para que gobierne la lista más votada y se impidan los bloqueos. Y es que los socialistas han visto como los diferentes pactos de gobierno han reducido su poder territorial. Es cierto que el PSOE se ha hecho con comunidades históricas con las que no contaba, pero pese a ser la formación más votada en lugares como Madrid, Castilla-León o Murcia, los acuerdos de la derecha los han alejado de los gobiernos. Sin embargo, lo que propone Sánchez es un arma de doble filo, que beneficia a un partido cuando está bien, pero que le puede hacer un daño terrible cuando camina por el valle de sus apoyos. Además, si esa misma regla se aplicara a los ayuntamientos, la debacle, al menos en Galicia, para los socialistas, sería demoledora, ya que en Ferrol o A Coruña gobiernan pese a que el PP fue la lista más votada. Está claro que Sánchez propone pero, como siempre sucedió en este país, no dará el paso para cambiar la normativa electoral.

La propuesta de Sánchez