Promesa

|

Hoy mismo a las siete de la tarde, parte del corazón naronés de Santa Cecilia rumbo a San Petersburgo, la joven intérprete de acordeón ferrolana Sara Formoso Fábregas, para participar en el reconocido Concurso Internacional Petro Pablowsky Assemblée, un festival del acordeón que se celebra de cada dos años en la segunda ciudad más importante de Rusia. Todos los estilos, categorías y edades se contemplan en el concurso en el que el acordeón es indiscutible protagonista. Todo un hallazgo descubrir a Sara, a la que tuvimos oportunidad de escuchar “a solo” y en rigurosísimo directo en el Conservatorio “Xoán Montes” de Lugo, con el programa con el que participará en la competición. Obras musicales de compositores contemporáneos, como requiere la propia evolución de este joven instrumento que sigue avanzando para ofrecer cada vez más posibilidades. El Estudio sobre Chiquilín de Bachín, de Frank Angelis, obra basada en un tango del inconfundible Piazzolla, en el que el instrumento brilla con luz propia entroncando con el genuino sonido de algún viejo bandoneón; el Vals a Margaux, de Richard Galliano, el acordeonista francés del momento;  Basso Ostinato, de Victor Vlasov, de marcado carácter jazzístico, en el que no falta la vistosa percusión corporal y el Capricho Español, de tinte nacionalista como su nombre indica, obra del finlandés Veiko Ahvenoinen, serán la música que nos represente, ya que este año no participarán más  españoles dentro de la categoría de “entertainer music” del festival. Sara Formoso estudia en el Conservatorio de A Coruña con Fernando Fraga, si bien su carrera comenzó siendo una niña  con la profesora Virginia Calvo, cuya trayectoria didáctica y artística es sobradamente conocida en Ferrol, también a través de la orquesta Lembranzas, de la que es fundadora y el Grupo de Cámara Azabache, formaciones musicales de las que la joven Sara es también integrante.Así que una gallega nos representará en Rusia y una gallega de Ferrolterra. Sólo por el prestigio que conlleva quedar entre los finalistas merece la pena el esfuerzo. La calidad está garantizada después de escuchar a esta promesa del acordeón a la que desde aquí deseamos templanza, inspiración y también… ¡Éxito!

 

Promesa