Volver a empezar

|

Ferrol se enfrenta cada cuatro años a su triste destino como pueblo que no levanta cabeza de una crisis que dura ya demasiado tiempo. Cada cuatro años, los ferrolanos decidimos de forma casi inexplicable, dar un puñetazo en la mesa, y cambiar al gobierno municipal. Obligando al nuevo gobierno a volver a empezar, volver a aprender, parándolo todo, para después de un año, y con suerte, volver a empezar.
Ese ha sido, sin lugar a dudas, uno de los grandes errores de la política municipal ferrolana, y es que ningún gobierno ha tenido ocasión de continuar al frente del concello una segunda legislatura para acabar lo que había empezado.  Yo no soy de los que creen que el pueblo se equivoca cuando no vota a mi partido.
No lo creo. Pero sí creo que el desarrollo de otras ciudades gallegas se debe sin lugar a dudas al continuismo de determinados gobiernos municipales que han sabido y han podido dar continuidad a proyectos políticos ambiciosos.
En Ferrol, sin embargo, hemos tumbado a todos los gobiernos municipales, y hemos empezado de cero cada cuatro años, y eso, sin lugar a dudas, ha repercutido en los escasos avances experimentados por Ferrol en los últimas tres décadas. Eso, y la debilidad de gobiernos de coalición, inestables, sometidos al chantaje de grupos minoritarios que se convierten en llave de gobierno, con el único propósito de que no gobierne quien gana.
Hoy en Ferrol solo hay dos alternativas, o la estabilidad que solo otorga el PP, o un cuatripartito de izquierda, liderado vaya usted a saber por quién.
Y por eso, yo soy optimista. Porque creo que los ferrolanos hemos aprendido la lección.  Y si entre todos hemos sabido valorar la necesidad de otorgar al gobierno de José Manuel Rey la primera mayoría absoluta de nuestra ciudad para poder gestionar el interés general sin ataduras ni cortapisas innecesarias, estoy seguro de que ahora también sabremos valorar la importancia de otorgar otros cuatro años más de confianza a un alcalde, para poder acometer el proyecto de transformación urbana planteado por Rey Varela en su proyecto Ferrol 2020. Lo contrario sería condenar a Ferrol a volver a empezar. Una vez más.

 

Volver a empezar