CIERTO Y VERDAD

|

Estos días, tanto en sus viajes por los alrededores para no encontrarse con los problemas domésticos como en las tertulias y mítines, nuestro aguerrido presidente apostilla sus declaraciones con un rotundo “cierto y verdad”.
Por ejemplo, cuando reparte el “quien es quien” entre sus rivales políticos los califica de manera contundente: así el PSOE es Zapatero; el BNG, los amigos de Bildu, y Anova, el compañero de los comunistas.
Y ¿el PP? En legítima defensa se podía decir, y ya se lo repiten hasta el aburrimiento, el colega de Cañete y Crespo; de los concejales de Compostela y de varios extesoreros del PP.
Es el apoyo fiel de Mariano, manos tijeras, y tiene el honor de haber sido uno de los corresponsables del Gaiás, que enterró más dinero, que el Barça en fichajes y ahora nos amenaza con rescatar las autopistas, mientras miles de gallegos malviven sin ningún tipo de subsidio y los comedores infantiles pasan penurias, los ancianos tienen que elegir entre el copago o la cena y la deuda llega a cifras astronómicas.
Todo esto es cierto y verdad.
En los momentos que le sobran de su famosa actividad por la península buscando votos para que a los suyos no les “boten”, añade alguna perla a su conocido ideario. Por ejemplo, la invitación a González para que organice la sanidad que está muy malita.
Parece una coña, ¿no? Después de presumir de ella, al tiempo que pechaba camas y recortaba personal sanitario, quiere cambiarla, mejorarla. Y en la misma línea (olvidando aquellos tiempos en que los suyos llamaban pordiosero a González) nos anuncia que el maná de Europa está a la puerta, pues, aunque parezca mentira ya que somos los campeones de la prosperidad, seguimos necesitando ayuda, la “esmola”. Rubrica que nos “tocaba” un 67%, pero que nos darán más… ¿Qué pasa? Es mentira lo de nuestra milagrosa recuperación o hacemos trampa para conseguir más dinero.
Seguramente, en este periplo por el país, remarcando lo que repiten desde Génova sobre los brotes verdes, la pujanza de las exportaciones y la felicidad que rodea al personal, no queda tiempo para analizar la actualidad del país, donde un tercio de los menores vive en riesgo de pobreza o del asunto de Lugo, donde tenemos a ediles, empresarios y ¡hasta un cura! dando explicaciones por el caso de las multas. Eso es lo cierto. La pura verdad. Las verdades son cantadas.

CIERTO Y VERDAD