OTROS JUGADORES...

|

Hay que rendirse a la evidencia. Ellos jamás reciben el calor público. Ni coplas de los Riazor-Blues. Tampoco una breve reseña en las páginas deportivas donde el espacio periodístico y las fotografías narran las hazañas del RCD de La Coruña. Y ellos también son piezas fundamentales del equipo. Desde la sombra. Desde el silencio despliegan paciencia y serenidad ante las avalanchas de público que se les vienen encima y a quienes conviene despachar con la mejor de las sonrisas. Por eso –frente a otros días para directiva, futbolistas, cuerpo técnico, utilleros, etc.– hoy subrayamos nuestra gratitud y reconocimiento a los funcionarios que atienden los servicios administrativos del club establecidos en la avenida de la Habana, bajo la tribuna de preferencia. Son auténticos mensajeros de los dioses. Enviados que imparten felicidad en abonos, entradas, trueques, sorteos y otra variadas menudencias con que obsequia el primer club a sus abonados. Así, justificados por alcanzar 25.000 socios se han repartido número idéntico de bufandas. Añadamos la relación de participantes que optan al automóvil fiat 500 pop, cien premiados con un abono hasta final de temporada, invitaciones a los palcos presidencial y vips, respectivamente, para encuentros contra Murcia, Elche, Valladolid, Las Palmas y Huesca.

Y esta masa de obligaciones gravita sobre la eficacia, esfuerzo y sacrificio de tan entregados servidores. Sin un mal gesto, aguantando impertinencias de algún exaltado “forofo”, sabiendo comprender sin juzgar. Son los otros jugadores del equipo. Heraldos. Augures. Mensajeros del regreso a la mejor liga del mundo. ¡Barça, Madrid, ya estamos aquí! Ahí, tras el mostrador y pantallas de ordenadores, dirigen el inmenso tráfico generado por la SAD con virtud, lealtad y honradez.

OTROS JUGADORES...