PATRIMONIO CULTURAL

|

La inminente venta de NCG Banco no hace más que sembrar incertidumbres. Si los propios gestores de la entidad pugnan por que las decisiones futuras sigan tomándose en Galicia, otros se preocupan también por lo que  pueda deparar la operación para los inmuebles de la Fundación Novacaixagalicia. El caso de Ferrol es emblemático, por cuanto a la propiedad del antiguo Gobierno Militar también optaba el Concello. La capacidad adquisitiva y la política cultural de, entonces, Caixagalicia, dejó en manos de esta un edificio que se vio sometido a una profunda remodelación y que en la última década ha marcado buena parte del rumbo de la actividad cultural en esta ciudad. Lógica pues parece la iniciativa de Esquerda Unida para que el Concello declare el edificio de interés municipal en un intento de proteger en lo posible todo fin especulativo y garantizar su futuro social.

PATRIMONIO CULTURAL