El esprint de Ada Colau

|

Ada Colau, el último capricho de la burguesía catalana, es un ser poliédrico con tantas caras que es imposible descubrirlas todas: activista antidesahucios, alcaldesa, mecenas de okupas, separatista, paracaidista electoral, emisora de moneda, rebautizadora de calles, impulsora del Ejército de Catalunya, sectaria con las víctimas del terrorismo, promotora inmobiliaria de mezquitas, chanchullera con los alquileres, enemiga de los cruceros, perdedora de cuestiones de confianza, ferviente practicante del postureo, enemiga acérrima de la selección española de fútbol, chivata de las operaciones de la Guardia Urbana contra los manteros, martillo de las floristerías... y ahora también corredora de velocidad. Lo de Usain Bolt era visto y no visto. Aparecía por el estadio olímpico y mientras sus rivales aún estaban quitándose el chándal él ya se encontraba en el podio con otra medalla de oro al cuello. Pero Colau no se queda atrás; según fue investida alcaldesa convocó la junta de portavoces para volver a colocar el lazo amarillo en la casa do Concello. ¡Qué rapidez! 

El esprint de Ada Colau