Un traje de novia, camino de ser negro

|

Los ingleses tienen fama de ser amantes de las tradiciones, pero Dawn Winfield-Hunt o no es una buena inglesa o es más de otro tipo de amores. Cuando empezó a preparar su boda, se dio cuenta de que tenía que comprar un vestido de novia y se gastó cerca de 330 euros. ¿Solo para un día? Ni de broma. Cuando uno contrae matrimonio a los 57 años ya está de vuelta de muchas cosas, así que de un vestido para un solo día nada. Dawn ha decidido que lo usará durante un año entero y ya ha empezado a hacerlo. Tendrá que lavarlo de vez en cuando, porque si no al cabo de doce meses estará negro.

Un traje de novia, camino de ser negro