RIP MINDONIENSE

|

Hace años reflexionaba en este rincón sobre el futuro de nuestra Diócesis. Preveía un futuro negro, basando mi tesis en la elevada edad media que, ya entonces, tenían los sacerdotes diocesanos, así como en el lamentable estado social en que dejó la Diócesis el Obispo anterior. Hoy, me apena, se cumplen tales vaticinios y Mondoñedo-Ferrol está más muerta que viva. Las parroquias están a lo justito y la única pastoral con presencia es Cáritas; las demás languidecen sin apenas actividad y se han convertido en refugios nostálgicos, cerradas e impermeables; son territorios particulares justificativos de otras cosas (no piensen mal, que para eso y pecar, ya llego yo). Hasta desaparecieron las famosas e inútiles “puesta en común”. Pero no vean en mis letras otra cosa que mi frustración y pena.
El debate de la vida diocesana siempre concluye en: ¿cuál es la solución? No sé si habrá muchas respuestas, invito a exponerlas a quien las tenga. Pero primero hay que reconocer que está mal; sin ello nada se arregla; y que tal suceda en la Iglesia “Rouquiana”, es difícil. Hasta el Papa lo cree cuando les dice en la recepción “Ad Limina”: Creo que tienen pleno de la CE, pásenlo bien. Nuestros Obispos están paralizados o son interesados; callan en público lo que en privado reconocen y así pasa lo que pasa. Ahora mismo nuestra Diócesis necesita una profunda reforma porque está muriendo su futuro. Hay dos opciones: una, trabajar copiando de otras diócesis que tuvieron problemas parecidos; y la otra desaparecer como Diócesis, que es lo que pasará. La Diócesis está vacía y viciada; si no se remedia pronto, Mondoñedo-Ferrol será, en breve, historia. A los curas que están al frente de las parroquias y pastorales no les podemos pedir más; la mayoría están en edad de jubilación. Pero a quién tiene la responsabilidad, sí; y lo demás a ayudar. Cuando la Diócesis cierre, habrá quien ponga el grito en el cielo. La respuesta será si es más importante pertenecer a, o sentirlo. Inhibirse es abrir la puerta al fin; pronto cerraremos el libro de la vida de la Diócesis Mindoniense con un R.I.P.  
entre.todosdf@gmail.com

 

RIP MINDONIENSE