Galicia se acerca más al Sáhara

|

LA Santa Compaña es una exclusiva de Galicia, lo mismo que el pulpo á feira y el can de palleiro. Incluso el carretaxe de votos –quizá hoy no sea el día más indicado para meterse en honduras sobre ese asunto– tiene tanta tradición no país que ya se considera tamén da casa. Lo único que se ha ido modernizando con el transcurso de los años es el medio de transporte utilizado para el traslado de los votantes, porque la historia de un país también se refleja en el progreso. Pero al paso al que vamos no sería raro que hubiese que romper con la tradición, porque no habrá ni votante al que carretar ni carretador para trasladarlo. El vacío demográfico por el que se ha precipitado la comunidad autónoma es tan arrepiante que no es aventurado pensar que Galicia acabará tan despoblada como el desierto del Sáhara. Eso sí, con toxos e con carballos, incluso con eucaliptos, pero con kilómetros y kilómetros sin un mísero habitante. Algo habrá que hacer y con rapidez.

Galicia se acerca más al Sáhara