Palabras encadenadas

|

e trata como bien saben ustedes, de un juego de vocabulario y memoria que mantiene ágil el cerebro. Aquí se ejercita poco la memoria pues hay mucho que esconder y por eso una de las obligaciones de los periodistas es contar de fulano lo que este quiere mantener oculto. 
Y en eso estamos muchos. En refrescar la memoria para que no nos cuelen sus cuentos como verdades indiscutibles. Ahora mismo la Fiscalía pide imputar a Aguirre y Cifuentes por la caja B del PP madrileño en el macro sumario del caso Púnica.  
Y  es que hay numerosos indicios en que las campañas electorales  de 2003 y 2011 fueron financiadas de forma ilegal (ya saben dinero negro, con trampas, etc., con la caja B del partido. Otra más. 
Encadenados a esta nueva tropelía  está el señor Casado y todas las figuras del partido que convivieron con las dos expresidentas que, hay que insistir, acudieron “dopadas” a las elecciones de esos años donde recolectaron muchos votos gracias a estafas y prevaricación; y encadenados a ellos el señor Rivera y Ciudadanos que venían a regenerar la cosa pública y con sus votos favorecieron el triunfo del Partido Popular donde las ranas ya son legión en esa cloaca desbordada de tanta mierda… y, con ellos, el señor Abascal que, según confesión propia, trabajó  en un chiringuito propuesto por Aguirre y del que no se conocen más que los cuentos sobre el particular…
Encadenado a sus afirmaciones y promesas está el líder del PSOE sordo al grito de su militancia (con Rivera no, con Rivera no) , al igual que alguno de sus barones que siguen calentando el sillón en sus comunidades gracias a los votos  del partido que  rechazaban. Y falta de memoria, también, en los arrebatos infantiles de Iglesias queriendo asaltar el cielo y el infierno al tiempo, cuando hay tantos problemas que arreglar aquí en la tierra, a ras de suelo, tal como se había prometido un 15-M que todos recordamos…
Pero aquí por la boca muere el pez y el juego de vocabulario y memoria se practica poco. Cuenta como un ejemplo más que el alcalde de Ourense, otrora enemigo de los Baltar dijo en unas declaraciones recientes dijo que el  noventa porciento de los funcionarios municipales entraron por enchufe. Pero para perpetrar la operación hacía falta el señor Jácome y su voto  y que, ay, el señor Feijóo (del mismo partido que Aguirre, Cifuentes y los Baltar) acabó bendiciendo.      

Palabras encadenadas