ESTAMOS APAÑADOS

|

El Fondo Monetario Internacional ha lanzado sus epatantes augurios: El déficit español no llegará al 3% al menos hasta 2018. Ahonda la caída del PIB al 1,8% este año y prevé un alza del 0,1% en 2013. La deuda seguirá repuntando y estará rozando el 92% del PIB en 2017. Va más lejos cuando dice que el alza de impuestos y el recorte de gastos ahogan la economía.

Así pues, nuevo jarro de agua fría sobre los planes de consolidación fiscal de Rajoy. Dice el FMI que la subida de impuestos y los recortes de gasto aprobados por el Ejecutivo no servirán para cumplir los objetivos de déficit ni este año ni en los cuatro siguientes. Pese a haber conseguido que se rebajara el objetivo de déficit para este año (desde el 4,4% al 5,3% del PIB), España no llegará a esa meta, según el FMI.

En 2012, el desfase entre ingresos y gastos se limitará al 6% y en 2013 apenas bajará hasta el 5,7%, casi el doble de lo comprometido frente a la UE. Ese mantenimiento del déficit tendrá un impacto directo sobre el incremento de la deuda pública. Consciente de ello, el ministro De Guindos ya anticipó que crecería hasta el 79% en 2012 y hasta el 84% en 2013. El FMI va más allá y en la serie histórica que elaboró hasta 2017 pronostica que seguirá creciendo hasta alcanzar un máximo histórico en el último ejercicio, con un 91,9% del PIB.

Ahora, cabe una pregunta: ¿cuáles son los factores que provocarán que no se cumpla la senda de consolidación fiscal? El FMI cita, en primer lugar, las malas perspectivas de crecimiento. Y dice: “En España, las autoridades han anunciado en los Presupuestos medidas complementarias al esfuerzo fiscal aprobado a finales de 2011, para llegar al 5,3% del PIB. El nuevo objetivo de déficit es más adecuado para la senda de consolidación fiscal, aunque creemos que un ajuste más moderado sería preferible para adecuarse al ciclo recesivo”, recalca el informe. Una situación similar sucederá en Italia, para la que el FMI augura una contracción del PIB del 1,9%. Por otra parte, India y China liderarán el empuje en los países emergentes, entre las naciones en vías de desarrollo. Especialmente, China.

 

ESTAMOS APAÑADOS