Las mesas y la corrupción

|

EL PP acelera la creación de una oficina contra la corrupción. Falta le hace, porque el partido que legaron, entre otros, Aznar, que ahora se ha metido a lobista, con “b”, no con “v”, o sea, no será un depredador de mujeres, sino un depredador de voluntades, y Esperanza “Metomentodo” Aguirre era la cueva de Alí Babá. Pedro “La sonrisa” Sánchez lo sabe mejor que nadie, pues por mucho que se empeñen en asegurar que vive en un mundo paralelo no es verdad; vive en un mundo paralelísimo. Acaba de demostrarlo en Mérida. Allí se subió a una mesa y se puso a predicar, reclamando a Rajoy que asuma responsabilidades por los innumerables casos de corrupción y dimita. O sea, el discurso de Pablo “Viva la Gente” Iglesias, pero sin moción de censura. En Andalucía los de los ERE no encontraban mesas suficientes para meterse debajo; José Ramón “O Garañón” Gómez Besteiro también buscaba una bien grande para esconderse... Susana “La sultana” Díaz aspira a ganar a Sánchez en las primarias por 20.000 votos; aún parecen pocos.

Las mesas y la corrupción