El silencio ante ocho años de cárcel

|

EL todopoderoso Caballero, don Abel, es hombre locuaz; cuando toma la palabra es muy difícil pararle, pero, en cambio, ante la posibilidad de que un funcionario del Concello de Vigo pueda ir ocho años a la cárcel se queda mudo, mudez que se produce por voluntad propia, puesto que se niega a hacer cualquier declaración. El trabajador se expone a ese castigo por el enchufe en una concesionaria municipal de Vanesa Falque, cuñada de la presidenta de la Diputación de Pontevedra y mano derecha de Caballero, Carmela Silva, que estuvo contratada durante cinco años y solo trabajó un par de semanas. No está mal. FOTO: vanessa falque | aig

El silencio ante ocho años de cárcel