PREDICAR SIN TRIGO

|

El compromiso social de los gobiernos no se mide por el número de veces que se enuncia la sensibilidad haca los más débiles. No. El compromiso social de los gobiernos se refleja y se mide  en los presupuestos. Y por eso, y a la vista de los presupuestos del Concello de Ferrol para este año 2014, se puede afirmar sin temor a equivocarnos que este es el gobierno municipal de mayor compromiso social de la historia democrática de nuestra ciudad. El último presupuesto del gobierno socialista anterior destinaba a política social 2,2 millones de euros, mientras que el gobierno actual destina 4,6 millones de euros. Es decir, el gobierno actual duplicó el gasto social del concello para atender a las familias que más lo necesitan.  Y esto es así, en un momento en el que el presupuesto municipal se ha visto reducido de forma considerable. Es decir, el peso del gasto social en el conjunto del presupuesto se ha incrementado sensiblemente como muestra clara del esfuerzo que el gobierno del PP de Ferrol está haciendo para reforzar la política social. Un esfuerzo que se traduce en los más de 750.000 euros destinados a ayudas directas a las familias, en forma de becas de comedor escolar, ayudas a la escolarización, o ayudas de emergencia social. Obras son amores y no buenas razones. Las buenas palabras tornan huecas, si no van acompañadas de hechos, de obras, de actuaciones concretas. Y eso es lo que le ha pasado a la oposición, que hoy citan informes de Cáritas para hablar de pobreza infantil, pero que cuando gobernaron, se caracterizaron precisamente por retirarle las subvenciones a dicha entidad. Desde hace dos años, Cáritas vuelve a tener una subvención  municipal. Seguro que insuficiente para toda la labor que hacen. Pero una subvención que demuestra que el Concello de Ferrol está con los que más sufren, y con las entidades sociales que siempre han estado al lado de los más débiles.
Es en los presupuestos donde se muestra la sensibilidad de un gobierno. Y este la tiene, por mucho que le moleste a esa izquierda que cuando gobernó esta ciudad, gastaba más en fiestas, en saraos y en carpas que en atender a las personas que realmente lo precisaban. Perdieron su oportunidad de demostrar con hechos esa sensibilidad que predican sin trigo.

PREDICAR SIN TRIGO