Tone, for president y que estoupe En Marea

|

Tone Gómez-Reino, el pijo coruñés que para intentar ocultar sus orígenes firmó a favor de la liberación del sanguinario De Juana Chaos, es un tipo de lo más peculiar. Su inventiva –polo mundo adiante cuenta que de pequeño vivía en un barrio obrero, afirmación que pone los pelos de punta a todos los que fueron sus vecinos en Maestro Mateo– es tan maravillosa como la que tiene para no hacer nada; se pasó un montón de años en los Alpes suizos rascándose la barriga –quienes le conocen bien aseguran que llegaron a sangrarle las yemas de los dedos–. Qué pena que no aprovechase para esquiar un poco, igual hasta habría salido un Paquito Fernández Ochoa 4.0. En cambio, en ese tiempo le entró la afición a viajar, unas veces por el mundo real y otras por el virtual. En este último parece que se excedió un poco y se quedó colgado de la ficción. Y lo peor es que se lo cree y llega a afirmar en el Congreso que gracias a su trabajo se aprobaron iniciativas para la condonación de la deuda del puerto de A Coruña o para la recuperación del pazo de Meirás. ¡Menuda sorpresa! Tone, for president; no hay ninguna duda. Y aquí preocupados por si estoupa En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué... ¡Qué pailanes somos en Galicia!

Tone, for president y que estoupe En Marea