ECUANIMIDAD

|

Un comentarista de opinión debe ser ecuánime. Voy a serlo.  No seré yo quien diga que el FMI, Bruselas y el BCE son unos hijos de puta. No. Y eso, a pesar de que las medidas que nos mangaron hasta aquí, para solucionar la crisis financiera española, hayan sido un puto fracaso que lo único que consiguieron fue aportar más miseria al pueblo español.
Lo hicieron “con sana intención”, que les reconozco. Aun así: la cagaron. Pero la nueva intención de esos pájaros de bajar los salarios un 10% en España, también es errónea. Creo –estoy convencido– que deberían bajarse más. Un 50% sería razonable, para no tomar luego nuevas medidas que podrían parecernos mal. El Gobierno debe considerar –y aceptar– esta propuesta que hago para nuestro bienestar, lograr nuestro agradecimiento al velar por nuestros intereses patrios, o irse a tomar por saco si no lo hace. Está en su mano hacernos felices. ¿He sido ecuánime?    

 

ECUANIMIDAD