REBUMBIO

|

Reformas en General Sanjurjo de La Coruña: auténtico patio de monipodio, pareceres dispares derroche dinerario en tiempo de escasez, los comerciantes de la zona alporizados. El alcalde reacciona con prisa; lleva un año irrelevante, Ahora se le pide que no levante la ciudad sin saber lo que va a hacer. Un alcalde pasa a la historia por lo que hace, no por lo que destruye y los coruñeses se preguntan qué es capaz de hacer. El comercio está revolucionado: se hunde el clásico.

En Europa se han puesto en valor los cascos viejos de las ciudades. Veamos nuestra calle Real. La última reforma sería data de los tiempos de Alfonso Molina, cuando colocó aquellas losetas de piedra que trajo de la zona de la Torre. Ahora hay en la calle Real 23 locales vacíos. ¿Qué hacer? Cubrir la calle. Poner calefacción y más guardias. Copiar de las galerías de Víctor Manuel en Milán o de decenas de calles de Europa. Y ya nada digamos de la calle Barcelona: Está igual o peor. Al alcalde le entran las prisas; No ha sabido priorizar. ¿No veis que La Coruña se desertiza? Hemos perdido la Brilat, la Comandancia de Marina, Fenosa, Fadesa, Caixa Galicia, la capitalidad, Capitanía General, el Servicio Provincial de Expropiación, etc.

Tenemos la arrogancia de los partidos. Hay miedo en el ciudadano, pero es mil veces más importante ser coruñés que del PP o del PSOE. La Torre sigue cerrada. Los coruñeses se preguntan: ¿Dónde está un plan global para explotar la Torre como reclamo turístico? Por ejemplo: tiendas, cafetería, adaptar la subida de 1 kilómetro al faro a todas las personas. Convertir la antigua cárcel en una sala de proyecciones, donde nos explique la historia de La Coruña.

Los políticos se miran el ombligo. Hay 22.000 viviendas vacías. Estamos perdiendo población, que ganan Culleredo, Oleiros o Cambre. El último ejemplo de improvisación lo tenemos en el teatro Colón: ¿Por qué no se programó una solución antes del cierre? Ahora habrá que adjudicar de nuevo a quienes saben de esto: Cavea Producciones, que va a ganar. Y convendrá que continúa Ramón García-Barros Alfonso, que conoce la temática.

Un ultimo detalle: a las desapariciones inexplicables de muchos objetos del patrimonio coruñés habrá que añadir tres bloques más: Las farolas que adornaban el viejo cine París, las puertas forjadas del Colón y las verjas de la capilla del Cementerio de San Amaro.

REBUMBIO