Fungos e cogumelos

|

Aestas alturas de año, los amantes del monte y las setas, nos recorremos varios puntos de nuestra geografía para recoger estos manjares que nos ofrece la madre naturaleza.  Este año nos metemos y ya van dos, en una  baja cosecha, rezando para que se prolongue la temporada, falta de lluvias, suciedad de los montes y el atípico calor a estas alturas de año,  está haciendo que Galicia, una de las más importantes por su extensión en montes y prados,  esté ya diciendo que este año puede ser un desastre.
A nadie se le escapan las alturas temperaturas que estamos viviendo en esta prolongación del llamado “veroño”, temperaturas  muy altas en pleno otoño que rondan los 26 y 27 grados, inusuales por estos lares. Divinos y felices porque acostumbrados a meses y meses de agua, frío y humedad, seguimos sin abrigo y paraguas, de terraceo y felices por las temperaturas tan afables, sin darle más importancia a lo que conlleva.
 José Antonio Díaz Núñez, presidente del Grupo Micológico Gallego, zanjaba estos días  con una frase rotunda su valoración sobre la actual campaña de recogida de setas, donde enfatizaba las escasas lluvias, pero también iba más allá diciendo que los montes cada vez están más sucios y llenos de maleza, algo que venimos denunciando desde hace algún año los que somos asiduos a disfrutar de los bellos rincones del monte gallego.
 Es cierto que sí hay setas, pero de forma muy aislada. Ya no se ve esa eclosión maravillosa otoñal, y las pocas que recogemos, en caso del boletus edulis, se nota la escasez de agua en sus troncos, muchos se deshacen y no tienen esa frescura de otros años. A todo ello la grave situación nos lleva también a hablar del factor importante que está causando esto y no es otro que el calentamiento global debido al cambio climático, y si bien a estas alturas ya debíamos estar en plena campaña, desde hace dos años aquí, tenemos que situar la recogida entre el 15 de octubre al 15 de noviembre en zonas costeras , y si cambia el tiempo como están diciendo a partir de este lunes que se van a meter varias borrascas  que nos dejarán lluvias, aún no damos la temporada por perdida.
Otro caso es la limpieza de los montes al margen de las condiciones climatológicas, y si bien en Galicia están surgiendo nuevas iniciativas para la implantación de una cuota por la recogida de setas, los beneficios serán reinvertidos en el cuidado de los bosques, y esto me da a que será insuficiente, ya que son muchos los que no pagarán dicha cuantía y arrasarán con todo. En todo caso, a los que nos gusta disfrutar de este preciado tesoro, es aconsejable ir siempre acompañados de alguien que sepa, y si se duda en si es comestible o no, dejarla y no cortarla, y sin olvidarse, que ya hay un decreto aprobado por la Xunta en el 2012 estableciendo un máximo de kilos por persona de dos kilos por día y sí todos lo cumplimos, seguiremos viviendo años y años de estos placeres.

Fungos e cogumelos