SIN APROPÓSITO…

|

El carnaval coruñés ha quedado cojitranco por ausencia del tinglado tradicional que Antón de Santiago y su compañía “Nito” montaba en estas fechas en el Rosalía. Sin “apropósito” no hay propósito para zaherir con música, buen humor y fina ironía la actualidad más rabiosa del mundo, de Galicia y de La Coruña… Algo quiebra nuestro tejido urbano cuando lo que debiera hacerse no se hace y quedará sin hacer eternamente.

La corporación municipal dice que el director de la compañía teatral no se ha ofrecido como otros años y, por el contrario, el responsable y prolífico autor alega que nadie le ha requerido desde María Pita. Al cambio una carismática Parrala marineda donde unos decían que sí –malos tiempos, falta de dinero, etc.– y otros que no, pues así eluden las sátiras y críticas que pudieran recibir.

Otra vez la ambivalencia de pensamiento y la susceptibilidad a flor de piel para las cuestiones más delicadas, cuando lo cierto es que los vecinos –incluidos los católicos– no se asustan que parodien a Benedicto XVI, porque saben que Dios ríe con ellos y no le gusta que falseen su bondad creadora haciéndolo ídolo.

¡Y si descendemos a los personajes y situaciones de la gleba para que te cuento! Aznar, Felipe, Zapatero, Paco Vázquez, Rubalcaba, Lendoiro, Rajoy, Feijóo y demás marionetas que han iluminado el guiñol del pasado año.

Para mi función crítica me han dejado con el culo al aire y a los pies de los caballos, pues tengo la obligación de escribir sobre un espectáculo que no se ha representado y todavía es musa aunque con el clásico suspiremos por veinticuatro horas para representar la pieza por antonomasia herculina.

¿Se dan cuenta de los ferretes, dimes y diretes que podrían reflejarse?: Negreira y sus compañeros recién estrenados; el desastre electoral socialista; Rajoy montado en Bucéfalo mientras oye: “recuerda que eres mortal”; los idus de marzo del granítico BNG; los sindicatos en su laberinto, etc., etc.

SIN APROPÓSITO…