VANDALISMO

|

Lamentable el aspecto que presentaban las escaleras del Concello ferrolano días pasados. Uno de los grandes maceteros floridos que adornaban la entrada al consistorio apareció destrozado, con la tierra y los restos de las flores esparcidos por las escaleras, como consecuencia de un acto vandálico propiciado por algunos indeseables que tienen como apetencia destrozar todo lo urbano, pensando que, como es público, no es de nadie, sin tener en cuenta que los desperfectos los pagamos todos, incluso los que los causan. No hay vigilancia en la Casa Consistorial y así les luce el pelo, ya que la toman por el pito del sereno. Y, como siempre, en Carnavales proliferaron –menos gracias a la lluvia– los lanzamientos de huevos y la espuma procedente de aerosoles, con consecuencias no muy agradables para quienes reciben los impactos. ¿Dónde están los “ecologistas” que no protestan por esta agresión al medio ambiente? Por favor, seamos civilizados y pensemos siempre en los demás.

 

VANDALISMO