LA BASURA, PRODUCTO DE TODOS

|

A raíz del problema creado en Lugo por la huelga de la recogida de basuras, y aunque no nos referiremos a dicho conflicto laboral-empresarial-municipal, creemos que viene a cuento una reflexión sobre el tema de los residuos sólidos urbanos (SRU).
Cuando, allá por los años sesenta y tantos se inició en nuestro municipio el servicio de recogida, encargado a una empresa particular que utilizaba un camión Ebro, abierto, ya nos parecía una enormidad la cantidad de basura que transportaba dicho vehículo (alrededor de unos 3.000 kilogramos) y el vecindario empezó a pagar una tasa por el servicio.
Años después, con el incremento de viviendas urbanas y de la población, la recogida de basura fue en aumento y se dotó al mismo de un camión compactador que realizaba varios viajes y transportaba una cantidad mucho mayor de residuos, con el consiguiente incremento del precio del servicio que, aunque de carácter municipal, precisó de la contratación de un mayor número de personal. A día de hoy dicho servicio lo presta una empresa y cuesta un “pastón”.
Y ahora viene la reflexión: ¿Qué podemos hacer los ciudadanos para que la basura no llegue a suponer un verdadero problema de carácter sanitario?
¿En qué podemos mejorar la tarifa del servicio para que no se nos haga cada vez más costosa?
Lo primero que debemos y podemos hacer, es separar los residuos de los envoltorios de papel o cartón y los de plástico, seleccionando todos ellos y depositarlos en los contenedores correspondientes.
Lo que no debemos hacer es tirar las bolsas en cualquier lugar de la vía pública, cosa que, la verdad, cada vez se hace menos. Si colaboramos todos se reducirá la tasa que Sogama aplica al municipio, lo que repercutirá en el recibo.
Una gran parte de la basura que vemos es producto única y exclusivamente de nuestro desinterés. Los envoltorios de pipas, “chuches”, cajetillas de tabaco vacías, etc., también podemos esperar a tirarlas en la próxima papelera que veamos, pero nunca arrojarlos al suelo sin más, sin importarnos nada.
O sea, que es mucho y bueno lo que podemos hacer a favor del medioambiente y de la mejor imagen de nuestras hermosas ciudades y villas.

LA BASURA, PRODUCTO DE TODOS