Que haya suerte

|

Las plazas han sido para los pueblos el núcleo desde el que partió su expansión urbana sirviendo de eje de la vida ciudadana; de ahí su importancia. Se anuncia la “urbanización” de dos plazas, la de Sartaña –que tuvo muy mala suerte– y la del Río del Tronco que, tal y como está la situación económica, no corría tanta prisa y ese dinero podría paliar algo tan sangrante y aplazado como la Calle del Sol.
Vista el infortunio que tienen las plazas ferrolanas hay que cruzar los dedos ante el inicio de estas obras para que el resultado sea positivo. Porque la tan traída y llevada remodelación de Armas, después de gastar la tira va para largo; la de Pablo Iglesias está por su segunda destrucción; lo bueno que se hizo en Amboage se chafó con la invasión desmedida de terrazas y falta espacio para que jueguen los niños; la del Palco de las Ánimas fue un dinero tirado, ya que nadie la utiliza siendo invadida ya por hierbajos; etc., etc. Y la Plaza de España tiene muy mala pinta…

 

Que haya suerte