Ojo, no se pierdan

|

Manuel Rivas nos ofreció en su espacio (Navegar al desvio, El País Semanal) una parábola con la niebla de protagonista recordando cuando la plana mayor del ministerio de Fomento puso en servicio el tramo de la autovía Transcantábrica, a su paso por Mondoñedo, en una jornada –como no– donde los visitó la niebla tal como habían advertido los vecinos de la zona. 

Aquellos paisanos, desde sus vivencias personales como vecinos de El Alto do Fouco, advertían a diario, y con cierta sorna,    a técnicos y trabajadores que normalmente,  y durante toda la vida, muchos días  del año “tiñan que ter coidado pois non vemos as vacas”.  Nadie les hizo caso y se gastaron años y millones inventando artilugios en un tramo inservible durante cien días al año. 

Por no escuchar a la gente, señala Manuel y nos trasporta a estos días donde los partidos con sus gurus, asesores, expertos en ciento es especialidades, dejan de oír a la gente. Y así, se pierden. Y así nos pierden. Y es que acusa Manuel Rivas no hay ideas ni ideales, sino tendencia o filias y fobias. Los partidos se convierten en ejércitos que quieren aplastar a los rivales y el caudillismo imposibilita no solo cualquier disidencia sino la mínima controversia. 

Y si eso hacen con sus “fieles” ¿qué no harán con los votantes convertidos en materia prima, en masa maleable. Nos pierden en una niebla tupida para que cuanto menos veamos mejor para ellos. 

Y así, durante años, encerrados en los templos del poder, disfrutando de muchos privilegios, no escuchaban a las gentes y, por tanto, no conocían sus problemas ni sus necesidades. Y así siguen. 

Envueltos en sus peleas no han tenido tiempo para tratar los temas que más ocupan y preocupan a sus conciudadanos: una nueva fiscalidad, para evitar tantas desigualdades; la sanidad, la educación, el desarrollo de la ley de dependencia, la vivienda, y un amplio etcétera que puede incluir una ley sobre la eutanasia y una reforma de la ley electoral. Y es que esto es una coña: hay una asociación de jueces  bajo el nombre  “para la defensa de la democracia” y los de otras asociaciones  ¿qué? 

Esto es un circo. Feijóo asegura que Galicia está acelerada mientras España se desacelera, lástima que expertos del Foro Económico nos adviertan de que la industria y la exportación pierden peso en Galicia. Así que, amigos, no se dejen engañar. No se pierdan.

Ojo, no se pierdan