¿En avión o embarcados?

|

Dentro de esa campaña iniciada por el PP para meter miedo al personal, y que cuenta con la complicidad de la prensa de cuartel, el “portavoz” Casado reta al líder del PSOE a “coger el avión rumbo a Venezuela o embarcarse en la gran aventura que pilota el PP”.
¿Se imaginan?: al timón Mariano, que no se enteró en treinta años que estaba en el único partido que tiene a todos sus tesoreros implicados; y, en la tripulación, un señor al que una jueza convoca pues destrozó a martillazos el ordenador de Bárcenas. 
Un juicio donde se habla de sobresueldos y comisiones; no nos olvidemos de otros compañeros de viaje: Fabra, Camps, Mata, y un largo etcétera, pues la lista –por ahora– incluye un “ex” de la vicepresidenta metido en el caso Acuamed, otro asunto de corrupción en una empresa pública, y por donde ronda, sospechan en el juzgado, el señor Arias Cañete, ahora en Europa, antes ministro con Rajoy y, con mucha influencia en esa empresa ¿Marca España? que recibía subvenciones de la Comunidad Europea. Metan, en ese barco donde invita Casado a navegar a los del PSOE, al hombre fuerte del PP valenciano, Alfonso Rus, y otros veinte implicados (todos del PP) en varios casos de corrupción continuada…
Insiste el ya citado Casado en que su partido, con Rajoy al timón, garantiza la soberanía de España, cuando todos sabemos que esto se rige bajo la potestad de la troika teledirigida por Merkel y los grandes imperios económicos…
Añade el portacoz Casado que con el PP se garantiza la seguridad jurídica, lo que llenó de indignación a la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica, que tienen en pleito al Gobierno de Mariano por saltarse, dicen, esa seguridad de la que presumen…
¿Qué rumbo lleva el barco del PP? A lo que consideran suyo: recuperar el Gobierno, la Administración, la radiotelevisión pública, el Tribunal de Cuentas etc. Como hasta ahora, quedarse con “su” finca.
El problema es que el barco tiene sobrepeso: la alta deuda española que tiene en vilo a Europa (deuda del PP) que pagarán en diferido los hijos de nuestros nietos. En la bodega del barco se amontonan los casos Brugal, Cooperación Internacional, Fabra y Orange Market. ¿Quién se embarcará con tanto peso muerto?

¿En avión o embarcados?