¿RESISTIRÁ MARIANO?

|

En la convención recientemente celebrada, con Luis Bárcenas llenando el ruido de silencios, Mariano Rajoy envió un mensaje a los indecisos (dudosos, indeterminados, perplejos, según el diccionario), pues en “La Razón” ya le avisan de que pierde un 40 por ciento de sus fieles.
Todo el mundo sabe (Mariano también) que las convenciones son para los convencidos, para los conformes, para los que buscan el interés, el beneficio o la conveniencia, explica el diccionario, y por eso hay que tocar arrebato con el “que viene el lobo” o haciendo maravillas con las palabras –algo así como los trucos de un prestidigitador o las argucias de un trilero– para buscar el aplauso de los “siareiros” que son capaces de ver penaltis en medio campo…
Así preguntó a la asamblea: ¿Quién quiere el cambio…? Y añadió: ¿Los que estudiaron con becas, los que tienen la sanidad gratis? Pero eso ya no cuela, puesto que su Gobierno encareció las becas y la sanidad está trufada de copagos.
Los que no quieren cambiar (pueden ser malos, pero no tontos) son los de los sueldos, sobresueldos y otras bagatelas, como bien cita Luis Bárcenas en una lista, que, mire usted, don Mariano, empieza en la calle Génova y acaba en las administraciones por donde pasó y, adonde dice, llegaban los sobres en manos del tesorero.
¿Podrá resistir el presidente?
Es que, además, para más del sesenta por ciento de los ciudadanos los ingresos por hogar estén entre los 602 euros y los 1.400 euros al mes y la proporción entre las rentas bajas es muy superior (76 por ciento) a las rentas altas, según datos de la CEOE, que alarma sobre el aumento de la desigualdad entre los ciudadanos. De ahí que para tres de cada cuatro ciudadanos este Parlamento no les representa y un porcentaje similar que cree que “sus señorías” no trabajan con honestidad. Y, por si esto fuera poco, la desafección al Gobierno y a su presidente, sube hasta un 82 por ciento en las últimas encuestas.
¿Resistirá todo esto, presidente?
Y, por si fuera poco, el fuego amigo es demoledor. José María Aznar nota “el desánimo de los votantes” y, en su regreso de asesor internacional bien pagado, vino a decir que el Partido Popular tiene cuatro millones de votos en el aire. En peligro, dijo. Y ¿con todo esto, resistirá Mariano?
¿Resistirá Mariano el resultado de las elecciones celebradas el domingo en Grecia después de su fervoroso apoyo a su “socio” en recortes?

¿RESISTIRÁ MARIANO?