“QUÉDATE CONMIGO”

|

Ya estamos metidos nuevamente en “danza”, y que nos “Quiten lo bailao”. Aunque el Festival de Eurovisión no tiene el poderío de antaño en cuanto a atención televisiva respecta –los representantes españoles últimamente no levantaron “pasiones” en la audiencia– la llegada del Festival siempre entretiene. Algo que en los convulsos momentos que se están viviendo, con los “congojos de la crisis” asfixiando al prójimo, puede ser un alivio aunque sea por unas pocas horas. Ya se conocía quien iba a representar a España, tras la gallega Lucía Pérez.

La elección despejo el interrogante abierto sobre si la canción saldría de los “palos” del flamenco y la copla

Este año le tocó a la cantante Pastora Soler que fue elegida a la antigua usanza: a dedo. Fórmula que no me desagrada siempre y cuando las valoraciones artísticas sean los objetivos señalados por el “dedo gordo”. Había cantante y ya hay canción , “Quédate conmigo”, que convenció al jurado especializado y al público que a su vez era la favorita de Pastora porque le permite lucir los amplios registros de su voz y sus cualidades interpretativas.

La elección despejo el interrogante abierto sobre si la canción saldría de los “palos” del flamenco y la copla, puesto que Pastora Soler es una excelente “cantaora”. No hubo “copla”, se eligió el pop romántico --aunque si hay un mensaje subliminal en el título que incita a los jurados europeos a “quedarse con la copla” –traducción libertina de “Quédate conmigo”–.

Para escuchar las canciones, que optaban a la elección me coloqué la toga de jurado, un poco raída por el uso, y mi voto personal, por la elocuencia interpretativa mostrada por Pastora Soler, coincidió con la mayoría. “Correcto”, que diría Ivan un buen amigo de mi aldea, especialista en orquestas.

Ahora toca esperar que el “politiqueo” de los jurados oficiales y del público no obstruya el pabellón auditivo y pueda apreciar más allá del ámbito de sus amistades la valía de la canción y la esplendida voz de Pastora. Algo que dudo mucho ya que el “patio de vecindad” es cada día más grande. Saldremos de dudas el 26 de mayo en Bakú (Azerbaiyán). Por cierto la representante española tiene un rival de campañillas. Ni más ni menos que Engelbert Humperdinck, el de “Release me”.

“QUÉDATE CONMIGO”