Otra nacionalista de la nazón de Breogán que sufre el mal de la UE

|

ALGo extraño le ocurre a los nacionalistas de la nazón de Breogán cuando les da por practicar la movilidad exterior, es decir, emigrar a Bruselas para ejercer como eurodiputados. Le sucedió a Lidia Senra, capitana durante muchos años de los labregos e gandeiros enxebres, que cuando se cansó de pisar la lama do país y la cambió por el adoquinado de la capital belga toleou y se convirtió en una furibunda activista antivacuna. Le ha sucedido también a Ana Miranda, parlamentaria del Beneguai en la emijrasión, que ha ciberarremetido contra Casado de una manera arrepiante. Le ha deseado que mallen en él, que lo violen, lo torturen y le quemen la piel. Bruselas es la ciudad más aburrida del mundo desde que se retiraron los Tercios, pero casi es mejor buscarse otros entretenimientos que dedicarse al cibermasoquismo.

Otra nacionalista de la nazón de Breogán que sufre el mal de la UE