VENTA DE COCHES

|

Las quejas de la Asociación Provincial de Talleres de Vehículos parecen más que razonables si se confirma que pseudo-profesionales están utilizando las vías públicas para comercializar sus ofertas. No es extraño que el colectivo demande de los municipios una normativa que regule esta situación, que recurre al espacio urbano para una actividad comercial que perjudica seriamente a quienes pagan sus impuestos en materia urbanística, abonan las pagas a sus empleados y realizan un esfuerzo considerable por ofrecer la máxima garantía en sus productos. El testigo, como en el caso de Ferrol, queda en manos del alcalde.

VENTA DE COCHES