Y Gila, ¿qué diría?

|

Yes que esto parece el Club de la Comedia, el show de los chistosos o una de Chiquito de la Calzada.
Parodiemos a Gila en uno de sus diálogos telefónicos:
Oiga, ¿está don Alberto? Que se ponga. Que se ponga una bata.
Y cuando don Alberto, con batín bata de cola, se ponga al teléfono hay que preguntarle por su relación, amistad, con don Luis, pues hubo un tiempo en que mantenían una relación: “Corría el invierno de 2008 y el PP se lanzaba con toda su caballería contra el bipartito de Touriño a propósito de la autovía del Barbanza por el supuesto amaño del contrato. El asunto llegó a los juzgados y fue, precisamente, Luís Bárcenas el que firmaba la denuncia de un caso que fue archivado” (“El País”, domingo 18).
Como  don Alberto no quiere contestar  después de sacar pecho, como uno de los líderes emergentes del PP, pidiéndole a la ejecutiva nacional y, por tanto, al propio presidente del partido que se explicara, que fuera transparente,  habrá que telefonear a Luis el C., a su residencia en Soto del Real, pues “el hombre que manejó las finanzas del PP durante veinte años ratificó ante el juez Ruz, en la Audiencia Nacional, que durante la campaña de 2006 hubo ingresos extraordinarios en la caja de los populares gallegos por un millón ochocientos mil euros procedentes de donaciones realizadas por adjudicatarias de la Xunta en tiempos de Manuel Fraga. (“El País”, domingo 18)
Y al silencio de nuestro “Indiana Jones” le sigue el “escaqueo” de Rueda y Hernández, que insisten en que ellos pasaban por allí. Nos queda la sonora declaración de la portavoz del partido de la gaviota en El Hórreo con eso tan bonito de que “un delincuente (al que le pagaron nómina, coche, despacho, abogados) no le va a marcar la agenda al presidente”. Glorioso. Diálogo para besugos. Pieza para El Club de la comedia.
Pero fuera, en los medios de comunicación y en la calle, piden una explicación al campeón de la transparencia, conocido también por su silencio en el asunto de Dorado y el Sergas después de su tour por las radios y televisiones del tea party pidiendo a los suyos firmeza y transparencia o su “desmarque” cuando dice que él no era ni siquiera militante del PP cuando se inició el caso Gürtel, que va a acabar ahorcándoles a todos.
Y Gila, ¿qué diría a todo esto?

Y Gila, ¿qué diría?