Mal gobierno

|

La ciudad toscana de Siena, su núcleo medieval, es uno de los lugares Patrimonio de la Humanidad. En realidad, aunque muchos no lo sepan, gran parte de las ciudades europeas tienen origen medieval, nacieron entonces o prosperaron en esa época. Nos cansamos de decir que el medievo es la época feudal, pero a partir del siglo XI es en realidad el tiempo de las ciudades.
Los orígenes de Siena se remontan a la época etrusca y romana, pasó por etapas de verdadera decadencia, sobre todo tras las invasiones germánicas en Italia, estuvo sometida a los poderes aristocráticos y feudales, pero a mediados del siglo XII, en plena expansión económica y social de Europa, alcanzó un importante grado de autogobierno, convirtiéndose en una república, tan próspera que rivalizaba con Florencia.
A mi Siena me emociona, y mira que he visto ciudades bonitas, sobre todo en Italia, a cualquiera le llama la atención su belleza y armonía. La carrera de caballos entre las cofradías de la ciudad, El Palio, por la Plaza del Campo es un espectáculo realmente llamativo. Se celebra en verano, en dos festividades marianas y en conmemoración de la batalla de Montaperti contra los florentinos.
En la sala de la Paz  del Palacio del Comunal  de la misma  Siena, los hermanos Lorenzetti pintaron a mediados del siglo XIV dos alegorías, dedicadas al Buen Gobierno y al Mal Gobierno respectivamente. Sin ningún tipo de significación religiosa, desde un punto de vista puramente laico, los dos frescos marcan las diferencias entre quienes proporcionan a los ciudadanos una vida pacífica, prospera y segura, y quienes consiguen todo lo contrario. A los sieneses no les faltaba experiencia al respecto, habían tenido de todo y conocido de todo, por eso quisieron dejarlo grabado en las paredes del Palacio Comunal. Para que todas las generaciones sopesaran los peligros de un Mal Gobierno y en la medida de lo posible lo evitaran.
En estos tiempos tan confusos es bueno tener las cosas claras y acudir a referencias  como la de Siena, hay gobiernos malos que llevan a los países y a las ciudades a situaciones dantescas, llenas de peligros y dificultades. Todos los españoles deberíamos conocer mejor los tiempos de la Primera República. Un gobierno puede ser más o menos eficiente y brillante, pero no puede caer en manos de irresponsables. 
No faltan actualmente ejemplos de gobiernos, sobre todo populistas y neocomunistas, que están metiendo a sus países en situaciones verdaderamente dantescas. Son malos gobiernos, aunque sus admiradores incondicionales nos quieran hacer creer lo contrario. Esto a los anglosajones y nórdicos no hay que explicárselo, aunque nos cueste reconocerlo.
 

Mal gobierno