Todo empezó en Valencia

|

Con el líder del PP en la oposición, acude a Valencia donde los principales “agentes” del PP le reciben como el Mesías… Recordarán a los principales actores; Paco Camps, Fabra, Rus, Rita…. que en una plaza de toros abarrotada (calculen el precio de autobuses, banderas, etc.) le juraron adhesión al tambaleante líder. 
Este, naturalmente, les correspondió con aquello de “Yo estaré siempre a tu lado. Delante, detrás, al lado” (Camps, que estaba muy juntillo a él, acabó en los juzgados y tiene que volver) y al lado, Fabra: “es un gran político y una gran persona. Seguirá contando con mi fidelidad y aplauso”. No habrá que recordar (eh, señor Tellado) que Fabra pasó por la trena. 
Y con ellos Rus al que dedicó el entonces candidato un “te quiero, coño, te quiero”. El señor Rus también anda por ahí después de contar ocho mil, nueve mil, diez mil, etc., etc., por los juzgados. Rita, otra de la banda, del grupo, de la peña, también era para aquel líder “la mejor alcaldesa. Cuenta conmigo. Eres un ejemplo”. 
Ya saben que la citaron también ante los juzgados y, todos ellos y en compañía de otros, tienen –dice la poli, la justicia, los investigadores de los medios de comunicación– cinco cajas “B” y una de ella en conexión con Génova, que no solamente es un punto geográfico sino la sede (también investigada por pagar en negro unas obras) principal del partido. 
Las noticias es que la operación que tiene ocupada a la ley y la justicia tiene ramificaciones en la administración autonómica, provincial y local, y el coste para la ciudadanía alcanza los treinta millones de euros. Y todo eso, a lo que siguieron Gürtel, Bárcenas, Taula, Acuamed, etc., con el mismo presidente en el partido, también durante un porrón de años en el Gobierno y hoy candidato. Es además el político peor valorado y el responsable de los recortes que, según un colega en el Consejo de Ministros, fue “pasarse cuatro pueblos”.
Aunque sus periodistas de cabecera se empeñen en que “él no sabía nada, no le constaba nada, no estaba en esos detalles”, un paisano así, que no es capaz de arreglar, conocer, su casa, ¿cómo quiere organizar un país? ¿Cómo, quien nos llevó hasta aquí desde allá (los años del marianismo) nos puede arreglar el mañana? Y es urgente hoy, pues el secretario general de Cáritas dijo, recordando lo afirmado por la ONU, que la pobreza es una enfermedad. Y que en España, es ya crónica.

Todo empezó en Valencia