FIN DE FIESTA

|

Los tradicionales fuegos de Amboage, desde hace décadas celebrados lejos de la plaza que le otorga su tradicional nombre, pusieron ayer punto final a las fiestas de verano de Ferrol. Unos festejos de los que el alcalde José Manuel Rey ha destacado la presencia de numerosos visitantes, a la espera de ofrecer datos más pormenorizados sobre la asistencia a los distintos espectáculos, y que sin duda habrán ayudado a los balances económicos de la hostelería local, afectada como el resto de empresas de la comarca por la elevada tasa de desempleo y la caída en el consumo. Toca ahora el retorno a una normalidad tan real como desesperante.

FIN DE FIESTA