JUZGADOS

|

Curioso: el anterior Gobierno de España “premió” con juzgados a autonomías que no los necesitaban. También ignoró los asuntos pendientes de cada comunidad autónoma a la hora de asignar nuevas oficinas judiciales. He aquí la interesante estadística: en 2005 había 4.225 jueces y 5.187en 2010, pero la carga de trabajo ha subido un 21%.

Al Ministro de Justicia, Señor Ruiz Gallardón, le espera un trabajo de chinos. Precisamente, la carga de trabajo que padecen los jueces aumenta año tras año pese al esfuerzo de dichos profesionales, cuya tasa de resolución se incrementa igualmente en cada periodo. ¿Por qué se ha llegado a esta situación? Por una planta judicial insuficiente, un número muy superior al deseado de jueces y magistrados no profesionales y la creación de unidades judiciales por parte del anterior ministro de Justicia en lugares donde no eran imprescindibles, y no haciéndolo, por el contrario, en comunidades donde la litigiosidad y la acumulación de asuntos sí lo requería.

Los jueces soportan un 15,43 por ciento más de carga de trabajo. Para poder atender adecuadamente los procedimientos, se necesitarían 423 nuevos jueces, lo que repercutiría directamente en reducir la “Justicia interina”, es decir, de jueces sustitutos y magistrados suplentes que no son profesionales. La carga de trabajo de los jueces, debido a la alta litigiosidad, ha crecido más de un 21 por ciento en estos últimos cinco años. Es decir, la creación de los nuevos juzgados no ha supuesto una disminución en los asuntos que debe resolver cada juez. Una de las causas que incide en esa situación –según el informe 2011 realizado por el Observatorio de la Actividad de la Justicia- es que en el proceso de negociación para la creación de nuevos órganos judiciales entre el Consejo General del Poder Judicial y el Ministerio de Justicia, éste acoge un modelo que perturba la visión nacional, cual es adscribir a cada comunidad autónoma un número de plazas a crear en su territorio.

Esto desemboca en que las que tienen menos necesidad –porque la relación entre jueces y litigiosidad es adecuada- resultan beneficiadas, ya que siempre reciben la creación de alguna unidad judicial nueva, en vez de visionar un mapa racional que permitiera intensificar el nivel de creaciones en los territorios que verdaderamente lo necesitan, aunque alguna parte del territorio nacional no incrementara su número en ese año. En el informe no se cita ninguna comunidad, pero fuentes jurídicas sitúan al País Vasco como comunidad favorecida. Galicia está en zona templada.

Lo dicho: Gallardón no lo tiene fácil.

JUZGADOS