¡QUE NOS ECHAN!

|

Yes que entre los negocios de Cristóbal Montoro, las trampas de la Comunidad de Madrid, las obras del Partido Popular (y sus amores, como Cáritas), las tropelías que, cada día, llenan telediarios y páginas de periódicos desde Fisterra al cabo de Gata pasando por otros militares de diversa graduación o dentro de las iglesias, el del botafumeiro, el electricista y otros cómplices necesarios, hasta llegar a partidos, sindicatos, patronal, la Cámara de Comercio de Pontevedra, futboleros de todo pelaje y futbolistas de escasa moralidad, aquí debajo de una piedra te encuentras un imputado, un inculpado, un vigilado, un corrupto...
Y va Mariano diciendo por ahí que somos “un país fiable” y por aquí que los catalanes hacen cosas y los andaluces también hacen cosas, con las cosas feas que hacen ellos.
¿Qué hace este hombre cuando no lee “Marca”? El gran jefe del partido con más colocados a la puerta de los tribunales, con evidencias que solo se responden desde el Partido Popular y sus terminales con obviedades y estupideces (lo de Cáritas es el summum), continúa mareando la perdiz, tomándonos el pelo, pintándose el suyo y dejando en ridículo al país por esa política de “aguanta, Luis; te quiero, Camps; aquí estoy, Matas”.
Eso, espera sentado o en autobós, ¿lo pillan? Si es que aquí se agotaron ya todas las letras para poner nombre a las operaciones que dirigen los jueces: desde la A hasta la Z pasando por la C de Campeón, la O de Orquesta, la P de Pokémon… ¡hasta la Z!, compañeros, donde se mezclan fieles de toda la vida a la gaviota con recién llegados al importante papel de conseguidores.
Quédense con este mensaje de Crespo “2”, el de los cursos de formación: “Pachi Lucas no solo es amigo de Núñez Feijóo, sino que es muy, muy amigo y el protegido de Mariano Rajoy. La relación entre el presidente de la Xunta y Lucas sería cercana, como si fuera su novia” (El Ideal Gallego, 20.3.15). ¿No es bonito? ¿Entrañable? ¿Emocionante?
Y como los jueces están “ateigados” y el personal “lo pone” la Xunta los casos se dilatan en el tiempo a la espera de que escampe…
Y aquí está el pueblo, asustado y harto, de cómo funcionan los poderes públicos, los organismos que tienen para vigilarlos y las redes que forman un entramado (ahí está el caso Montoro) insoportable.
¡Socorro, que venga la ONU y nos salve.. antes de que nos echen! ¿Empezó la reconquista en Andalucía?

¡QUE NOS ECHAN!