HOSTIAS DE CARTÓN

|

Pedro Sánchez sabe que su futuro político y personal pende de un hilo. Puede pasar, muy fácil, de ser secretario general del PSE (la O le sobra), y candidato a presidente, a ser un currito. Muchos en su partido no le quieren; y muchos más españoles tampoco. Lo sabe muy bien. 
Por eso prefiere negociar un acuerdo de mínimos con Ciudadanos, que un acuerdo de máximos con Podemos. Lo demás le importa un bledo. Es un charlatán que venderá a dios y su madre, y varios millones de españoles, por su futuro. La dignidad no es solo una virtud personal, sino que debe exhibirse en todo lugar y situación, pero que brilla por su ausencia en la política, exceptuando casos raros, Podemos es para mí, una rara excepción. Le dijeron desde el principio qué querían, y defendieron su programa electoral. Rivera, el utillero del charlatán, siempre supo que no estaba en disposición de gobernar. Lo demás son hostias de cartón, nenos.
 

HOSTIAS DE CARTÓN