¿Cambios? ¿De verdad?

|

La Iglesia Española del futuro inmediato ya tiene terminado su dibujo con el nombramiento del Arzobispo Carlos Osoro como sucesor de Rouco y el regreso de Cañizares (lo echaba de menos) como titular de la Diócesis de Valencia. Con estos nombramientos no sucede lo que no estuviese previsto, como dice un amigo: no hay mucho donde elegir. Aunque yo creo que hay alternativas, sobre todo en lo referente a Cañizares. Con tal nombramiento me parece que a Francisco o le han metido un gol, o dice unas cosas y hace lo contrario. Al Papa le diría que todos tenemos algo de Santo Tomás y que además de creer en los símbolos y sus palabras, necesitamos alimentarnos de hechos además de las actitudes personales o de una lenta reorganización de una curia vaticana que a la mayoría nos queda lejos. A los de a pie nos gusta sentir que el cambio es en toda la estructura de esta iglesia vieja que incluso pierde su ortodoxia. Esperábamos que los cambios que afectan a las Diócesis se correspondiesen con los mensajes papales y no creo que Cañizares sea la imagen de un cambio. En su día, algo menos de un año, fue titular de prensa el cese de Don Antonio como Prefecto de la Congregación del Culto Divino y Disciplina del Sacramento (ahí es nada el título) que se interpretó como un paso renovador del nuevo Papado. Pero miren Vds. tal sobrante nos lo regalan, no sé si envuelto en celofán o en la famosa Capa Magna con la que hizo el ridículo en aquella ordenación. Lo sabremos el día que “entre” en Valencia. En cuanto al nombramiento de Don Carlos Osoro como sustituto del otro Don Antonio, creo que es un buen administrador; en Orense se encontró con un problema grave que solucionó bastante bien. Con él seguro que cambiarán las formas ya que es persona de relación fácil y su vida ha estado más encarnada socialmente. En el fondo, su gobierno, poco cambiará del de Rouco. Solo espero que ciertas amistades que ocupan puestos de segundo orden, y ya me parece mucho, no quieran aprovechar su amistad para conseguir lo que no consiguieron antes. En fin, como los barquilleros en la feria. Vueltas a lo mismo.
entre.todosdf@gmail.com

 

¿Cambios? ¿De verdad?