EL RACING, ¡POR FIN!

|

Extraordinaria la alegría que ayer ofreció el Racing de Ferrol a su afición al derrotar por 4 a 1 a un Oviedo que, en la cabeza de la clasificación de Segunda B, amenazaba con mantener la tónica de empates y puntos perdidos por el cuadro local. El Racing resurgió ante el rival más potente y lo hizo a lo grande, con un tanteo que incluso pudo dejar a su oponente sin goles y que tuvo que esperar al minuto 91 para el del honor.
Más que merecida felicitación, por lo tanto, a un conjunto y a un cuadro técnico que parecían encontrarse en el limbo de la competición y que, hasta el momento, se había visto incapaz de ganar en casa. Los esfuerzos de jugadores y entrenador parecen haber encontrado, más que una justa victoria, una necesaria confianza que lastraba al equipo desde el inicio de la liga. Las jugadas a balón parado, que determinaron tres de los goles conseguidos, indican que la pizarra y las técnicas planteadas funcionan pero que es, sobre todo, la confianza y la garra lo que aporta al equipo naval un empuje determinante para enfilar su paso por la competición y situarlo en los primeros puestos de la tabla.
No ha sido el Racing por cierto el único conjunto meritorio de la Segunda B en la comarca. El Somozas se trajo ayer un importante punto de Vigo con su empate ante el Celta B.

EL RACING, ¡POR FIN!