Una relación que resulta extraña

|

Algún día, los socialistas se dignarán a explicar los extraños motivos de la posición servil que están manteniendo con respecto a Venezuela. Y no solo por el extraño encuentro en la niebla que mantuvieron Ábalos y la número dos de Maduro, sino también por la extraña frecuencia con la que Zapatero acude a hacerse una foto con el dictador suramericano, como si no hubiera personajes más interesantes en el planeta. Además, con esta postura, España contradice, en buena medida, el modus operandi de la Unión Europea, que apuesta por que la democracia regrese algún día a Venezuela.

Una relación que resulta extraña