Superpatriotas

|

Presumen de patriotas, pero votan contra la subida del salario mínimo para los españoles, y contra todo lo que se ponga a tiro. Presumen de patriotas, pero acuden a Bruselas para pedir que tumben los presupuestos estatales. Ya puestos en faena, también se reúnen con empresarios y banqueros, para advertirles que sus inversiones en España peligran mientras los terroristas manden en el gobierno. Son tan patriotas, que hasta cuelgan una bandera de España en su balcón. ¿Cuanto cuesta? ¿Cinco euros? Por España se paga lo que sea.
Don Luis Mejía y don Juan Tenorio competían para seducir a Doña Inés de Ulloa, mientras que Pablo Casado y Albert Rivera compiten para ver quien es más patriota. Lo hacen carentes de la finura de los personajes de José Zorrilla, pero sobrados de justa cólera ante los que, no habiendo pasado la limpieza de sangre, usurpan oficios y honores propios de cristianos viejos.

Superpatriotas