Al rincón de pensar

|

el pasado 22 de abril publiqué un artículo titulado “A por ellos”, lamentando que el juez  que ordenó detener a los consellers catalanes, les acusara nada más y nada menos que de rebelión, concepto que exige el uso de una violencia armada que había sido a todas luces inexistente. 
Miren por donde, el Tribunal Constitucional de Alemania me da la razón con el caso Puigdemont, y nuestro Poder Judicial suma un nuevo ridículo internacional al haberse dejado arrastrar por el clima de histeria reinante.
Con estas armas recibirás los aplausos de los patriotas de hojalata, y de otras tríbus supremacistas de la Meseta enamoradas del “esto se hace porque lo mando yo”, pero cuando cruzas los Pirineos te leen la cartilla delante de toda la clase, y te mandan al rincón de pensar. Desgraciadamente, el elefante sigue dentro de la tienda de cacharrería, y la mosca dentro de su oreja. Esto no ha terminado.

Al rincón de pensar