El pintado

|

A lo largo de los últimos meses hemos podido comprobar con agrado los primeros resultados del Plan de Barrios iniciado por el gobierno de Ferrol. Las justificadas críticas relacionadas con la ausencia de una política de mantenimiento de nuestras plazas y calles han de ser necesariamente corregidas, pues la labor municipal ya está dando sus primeros frutos. Sin necesidad de acudir a las cifras oficiales ya se puede concluir que la mayor parte de nuestras calles han sido pintadas por personal contratado al efecto. Los ferrolanos hemos vuelto a descubrir “pasos de cebra” que teníamos olvidados; “líneas continuas y discontinuas” donde antes sólo había asfalto; “cedas el paso y stops” que antes ocupaban nuestra memoria.
Es justo reconocerle al sr. alcalde su directa implicación en la solución de esta gestión. Mientras la izquierda continúa con sus pancartas y movilizaciones y se enfrasca en la conflictividad social, el sr. Rey Varela continúa a lo suyo. Hoy la ciudad está en mejor estado que hace dos años y lo estará mucho más al final del mandato. Junto a la notable recuperación del pintado de la ciudad, no podemos olvidarnos de la actuación de la empresa concesionaria de mantenimiento de viales. Ya se han arreglado más de 500 baches en diferentes zonas de la ciudad en apenas cuatro meses. La mayoría de ellos, preexistentes al actual gobierno municipal. Conviene recordar que la coalición PSOE-IU dejó la ciudad en un estado lamentable. La inversión en este campo ha rondado los 700.000 euros anuales y continuará el próximo ejercicio presupuestario con otra cantidad similar. Esta es otra de las ventajas de un gobierno de mayoría absoluta.
El gobierno del PP ha aprobado dos presupuestos en dos años y en próximas fechas se iniciarán los trámites para la aprobación de su tercer documento en tres años. Recuerdo que la coalición PSOE-IU, porque no se olviden amigos míos que IU ha gobernado recientemente esta ciudad, apenas pudo aprobar dos en cuatro años.
La consecuencia de las desavenencias internas entre la izquierda supusieron, entre otros efectos, el abandono de la ciudad con el resultado conocido por todos. Al PP le está cayendo la de Dios por otras cuestiones, pero hay que reconocer que este alcalde tapa baches y pinta las calle.

El pintado