El certero recadito de la voz de la experiencia

|

EL ya octogenario Beiras, santón jurásico del nacionalismo de la nazón de Breogán, nunca ha sido la alegría de la huerta. A lo mejor cuando toca una sonata al piano conmueve al auditorio, pero en público siempre ha sido más bien un desabrido. Incluso el carácter se le ha agriado más desde que se rompió aquella agarimosa pareja de hecho –de hecho político, eh– que formaba con la comunista Yolanda “la Yoli” Díaz, con la que concluía todas las comparecencias públicas con un bico. Con el exjuez y virtuoso de la gaita y la zanfoña Luís Villares no tiene los mismos miramientos, en cuanto puede le suelta una labazada. Llevaba una temporada sin arrearle ninguna y ya se echaba de menos, pero, al fin, ha terminado la espera. El nacionalista del pelo crecho ha sentenciado que el voceiro de En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué, no se entera de nada, que se preocupa por las enquisas, pero no por los problemas de los gallegos. ¡Alabado sea o noso señor Santiago! ¡Cuánta razón tiene! 

El certero recadito de la voz de la experiencia