ISAAC PERAL

|

Más que lógico, resulta obligado el malestar de los padres que ven cómo sus hijos pequeños no pueden asistir al mismo centro escolar, en este caso el Isaac Peral, que el resto de sus hermanos. No se trata tan solo de la supuesta comodidad que es evidentemente que supone para los progenitores el hecho de que todos sus hijos acudan al mismo colegio, sino de que las condiciones de cesión del mismo a la Xunta conlleven la preferencia de parentesco con miembros de las Fuerzas Armadas. La praxis, si se tiene en cuenta que se trata de un centro subvencionado por la Administración, no parece ni la más correcta ni la más igualitaria.

ISAAC PERAL