Y DOS HUEVOS DUROS

|

El presidente del Congreso ya ha fijado fecha para el debate de la investidura de Pedro Sánchez, pero a día de hoy no parece que le salgan las cuentas al candidato socialista. Podemos se lo ha vuelto a poner más que difícil y Ciudadanos no ve claro ni la propuesta laboral del PSOE, ni quiere ir con Podemos, ni al PSOE le salen las cuentas solo con los de Rivera. Así que las cosas están complicadas y se especula con la posibilidad de nuevas elecciones.
En todo caso, y a pesar del órdago que le han lanzado los de Iglesias a Sánchez, parece que van a sentarse incumpliendo el documento del Comité Federal al no renunciar Podemos al referéndum en Cataluña. Pero esta exigencia no debería ser lo único que eche atrás la negociación. El programa económico es un despropósito. El gasto público sumaría casi 100.000 millones y se cubriría con unos supuestos ingresos que procederían de una brutal subida de impuestos y de una hipotética subida del PIB. Y qué decir del programa político. Iglesias le deja ser presidente a Sánchez, pero él se reserva la vicepresidencia con todo lo importante a su cargo. 
A simple vista, la propuesta parece inasumible para cualquiera con dos dedos de frente, que no esté dispuesto a dejarse engañar por quien quiere llegar al poder para quedarse y convertirse en la referencia de la izquierda. Es más poner en pie un régimen a la venezolana, pero en Europa. ¿Se dejarán engañar Sánchez y la militancia socialista? ¿Y los socialistas de viejo cuño? Esta es la cuestión. 

Y DOS HUEVOS DUROS