Tranquilidad en el gobierno

|


EL fin de semana de fiestas y el aparente buen tiempo de playa y vida en la calle parece que ha aplacado de momento las disputas entre los socios de gobierno ferrolano. Ya se echaba de menos una temporada tranquila, sin dimes y diretes entre ambas formaciones. Pero la cuestión presupuestaria parece que volverá a levantar los ánimos, porque los del alcalde dicen que ya los tienen preparados, aunque habrá que esperar al acuse de recibo de los socialistas. Mientras, la calma reina y es una buena ocasión para trabajar, antes de que se marchen de vacaciones oficiales a las localidades costeras, tal vez escapando de la maleza reinante que ha soliviantado a los vecinos, quienes ven hierbajos por todas partes.

Tranquilidad en el gobierno