HAY TANTO POR HACER

|

Buena parte de la ciudad está en obras. Plaza de España, Cantón, parque municipal, arreglo de calles... Le toca ahora el turno a la sustitución del mobiliario urbano de algunas de las vías públicas del centro más concurridas y cuyo diseño, como fue apreciado desde el principio, en absoluto se compaginaba con la pretensión de recuperar y rehabilitar la zona. Da la sensación de que hay tanto por hacer en esta ciudad, que nunca se da por hecho. Los sucesivos cambios en el gobierno municipal a lo largo de las tres últimas décadas han aportado más modificaciones sobre proyectos precedentes que consecuencias reales en la fisonomía de la ciudad. Una planificación a largo plazo parece de hecho inviable en función del rumbo de la corporación de turno. Alguien diría que más se lleva gastado en contrarreformas que en obras.

HAY TANTO POR HACER