La playa y la gastronomía se hacen hueco en la investidura de Rajoy

|

EL portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, fue sincero al referirse a las negociaciones con el PP: “Nos hemos tragado un sapo y cien si hace falta por el bien de los españoles”. Las ancas de rana son consideradas un manjar en todo Occidente y seguro que alguna tribu recóndita considera que el sapo aún es más delicioso, así que tampoco es cosa de renegar de él. Su jefe, Albert Rivera, el político antes conocido como Adolfo Suárez, disparó, en cambio hacia el otro lado y llamó a Pedro “La sonrisa” Sánchez a “la reflexión, porque no puede desentenderse de España”. Andrea Levy, musa del sector más pijo del PP, aprovechó para darle también al líder del PSOE: “La pido que recapacite mientras toma el sol en un chiringuito o donde esté descansando”. Menos mal que Rajoy es más de paseo por la Ruta da Pedra e da Auga que de chiringuito porque si no le habría puesto en bandeja a los socialistas la posibilidad de lanzarle una fuerte andanada por su puente de relax en O Salnés.

 

La playa y la gastronomía se hacen hueco en la investidura de Rajoy