Los funcionarios vagos tienen las horas contadas

|

el Tribunal Supremo acaba de dar su beneplácito a la Administración para que le reduzca el sueldo a los funcionarios que bajen su productividad. Contengan sus aplausos un segundo, que la cosa tiene trampa. La rebaja es sobre el complemento de productividad que tienen algunos empleados públicos y del que pueden perder una parte si no hacen méritos. El caso que ha provocado la sentencia del Supremo es el de una funcionaria del Tribunal de Cuentas que, según sus superiores, no atendía llamadas telefónicas, no seguía las instrucciones y realizaba menor volumen de trabajo del que tenía asignado. Y visto así, que a final de mes la nómina le llegue un poco menos abultada parece hasta poco castigo. Qué mal repartido está el mundo.

Los funcionarios vagos tienen las horas contadas