Pagar el saneamiento

|

Cuesta un mundo alumbrar cualquier actuación en nuestro concello. Efectivamente, pues si bien va para una año que funciona eficientemente el sistema de saneamiento de la Ría, todavía ahora empiezan a emitirse los recibos para sufragar el coste de las instalaciones técnicas, no sin polémica. Así, la denominada Plataforma pola Remunicipalización, con el apoyo explícito del Psoe, promueven recurrir los recibos emitidos alegando que su importe es mayor que el coste del servicio y que está  pendiente de devolver lo cobrado en el mandato popular por un servicio inexistente. Menudo galimatías, pues aquí lo más claro se vuelve oscuro, confusión a la que contribuye la actividad política municipal, si la podemos llamar así. Por eso, me gustaría hacer unas reflexiones, a ver si entre todos logramos descifrar las líneas maestras del asunto para deshacer el nudo gordiano al que nos enfrentamos.
Recordemos que la ordenanza municipal echó a andar, precipitadamente, en el mandato popular, con un cálculo de costes que negaba un sistema de gestión supramunicipal de Narón y Ferrol, asumía los costes de puesta en marcha de las instalaciones antes de su recepción definitiva, vaya usted a saber por qué, decidía la depuración de la zona rural fuera de la EDAR con financiación definitiva de Emafesa y pagaban por el servicio solo parte de los ferrolanos. Luego, sucedió que el PP no gobernó y si lo hizo Ferrol en Común, que incumplió su propuesta electoral de la mal llamada remunicipalización del servicio público de agua y saneamiento.
Como la falsedad y la demagogia son malas consejeras, el resultado es una tasa aplicada erráticamente por el gobierno popular, revocada en este mandato para más tarde reponerla, un gobierno municipal que abandona su primitiva idea de gestión directa del agua, una parte importante de los vecinos de Ferrol no abona el servicio de saneamiento al carecer del mismo, aunque disfruten de sus beneficios, no se habla de cómo abordar la inversión en el rural que ampara la exacción del tributo y una Plataforma llamando a rebelarse contra el pago de la tasa mediante el recurso administrativo, sin advertir de las consecuencias de no pagar y recurrir para los bolsillos de los contribuyentes, tachando de traición al actual gobierno municipal por sus decisiones. El gobierno optó por cortar el nudo gordiano antes que desatarlo, cual Alejandro Magno, en vez de analizar alternativas. Por ejemplo, al igual que la tasa tiene unas bonificaciones para los contribuyentes con rentas bajas y exenciones para situaciones de riesgo social, con un importe estimado de unos 200.000€ que se aportan a Emafesa, me pregunto por qué no se explora cuantificar el coste de no contribuir todos los vecinos al mantenimiento de las instalaciones, obviamente infrautilizadas, para permitir reducir el importe de la tasa, compensándolo con una financiación bien de Augas de Galicia hasta que todos los vecinos estén conectados, bien de los propios presupuestos del Concello o bien de ambos. ¡Qué examinen todas las opciones técnicas y políticas! Están a tiempo.    
ramonveloso@ramonveloso.com
 

Pagar el saneamiento